Avisar de contenido inadecuado

Con la brisa golpeando mi cara...

{
}

 

 TAGS:undefined

Hoy me apetecía caminar. Dar uno de esos largos paseos por la orilla mientras las olas del mar dibujan surcos en la arena con la forma de mis pies. Sí, es una de esas cosas que me relajan y me hacen pensar a la vez... en ti quizás. Y mientras la brisa acariciaba mi rostro, pensamientos, recuerdos y sentimientos también, llegaban a mi corazón, haciendo alguna que otra parada en mi mente...

No sé cuando ni porqué he ido recogiendo piedras moldeadas por el inmenso azul, así como a nosotros nos moldea la vida. Y he ido llegando a ti mientras lanzaba al agua la primera... sí, a ti.

A ti, que te he cuidado, ayudado y protegido. Que te he dado más del tiempo del que disponía porque sí, porque quería.

A ti, con quien he compartido tantas lágrimas y también risas, de esas intensas que hacen que a uno le duela la tripa. Dulces y agotadoras, eso sí. Con quien he sentido esa complicidad que hace no tener decir nada y saberlo todo. A ti, a quien he querido tanto. Que has sido mi amigo, o eso quería creer yo, que sí lo he sido. Mi compañero de batalla y mi salvación en alguna que otra guerra. Esa como la que hemos luchado entre nosotros, con escopetas cargadas, espadas de doble filo afiladas a conciencia y que no han celebrado victoria. A ti, que desapareces de mi vida casi tan rápido como esa preciosa y pesada piedra que he lanzado al fondo de mar.

Es curioso como al final ha ganado el orgullo. Porque ganar, no ha ganado nadie.

  TAGS:undefined

 

Sin darme cuenta he ido lanzando pequeñas piedrecitas hasta encontrar como por arte de magia una tan brillante y perfecta como tú. Y por supuesto, has vuelto a mi.

TÚ, que fuiste un soplo de aire fresco. Esa dulce, tierna, temerosa e inocente sonrisa. Esas horas tan breves como intensas mientras se nos iba la olla por completo.. Esas carcajadas interminables y siempre ese deseo de mucho más. Jamás podré decir nada malo de ti, y siempre te echaré de menos. Donde quiera que estés...

Pero ganó el destino. Era inevitable...

  TAGS:undefined

 

Y después de cien patadas al aire chapoteando como una cría, era imposible que hoy faltases tú. Sí tú. Mi compañera y amiga. Esa loca que hacía que mi locura fuese algo especial que nos hacía ser una. Esa con quien compartir secretos, risas, llantos y algún que otro escrito para tal vez, un amor...

Con quien dibujé mis mejores momentos a dúo y con quien escribí mi mejor borrachera después de media copa de cava... A ti que no conseguí hacer que me entendieras con todo lo que me entendías. Que no logré hacer que vieras tus errores antes de cometer otro error. A ti que eras mi niña y te quise. Sí, te quise... aunque al final no lo creyeras. Y entre mis fallos y los tuyos... llegó el rencor. Ese que me has tenido y jamás se superó...

Y en esa piedra rugosa y a la vez tan bella, se dibujó el olvido... ese que hoy no ha sido.

  TAGS:undefined

 

Han pasado tantos recuerdos en este breve paseo que he decidido conservar los que realmente han dejado cicatriz. Porque al final uno se da cuenta, que el resto solo son como paradas en una estación vacía. Tan vacía como hoy me siento yo...

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Con la brisa golpeando mi cara...

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre